martes, 26 de mayo de 2020

Las nuevas tecnologías para ahorrar energía

Las nuevas tecnologías para ahorrar energía

Las nuevas tecnologías también son aplicables para ahorrar energía, y por consiguiente, dinero en nuestros bolsillos. En este artículo te explicamos cómo hacer de tus tarifas eléctricas potenciales ahorradoras, así como ejemplos de tecnologías que contribuyen a este disminución del consumo energético sin renunciar a nuestras necesidades.

Una tarifa que potencie el ahorro

No importa si hace años que resides en tu vivienda o si acabas de mudarte. Buscar una tarifa que se adecue a tu consumo puede hacerse en cualquier momento. No obstante, si estás realizando tu traslado de domicilio puede que te encuentres en la situación de dar de alta la luz con Endesa o cualquier otra empresa energética. Sin duda, este es un buen momento para aprovecharlo y hacer otros trámites eléctricos. Además, al dar de alta la luz con Endesa u otra comercializadora tendrás que saber qué modalidad escoger. ¿Por qué no te arriesgas y cambias? No importa si decides contratar con otra comercializadora, en el proceso de dar de alta la luz todas tienen el mismo precio.

Si ya has decidido arriesgarte y escoger otra de las compañías de luz que hay en el mercado te habrás dado cuenta de que la oferta es muy extensa. Puedes consultar muchas de estas empresas aquí https://www.serviciosluz.com/ y hacer una comparativa de las compañías eléctricas que te ofrecen los mejores precios. Explota las características de tu consumo para conseguir un mayor ahorro, por ejemplo contratar el kWh más barato en las horas en las que gastas más.

Nuevas tecnologías aplicadas al ahorro energético

Una vez que la tarifa eléctrica nos abre el paso hacia el ahorro, depende de nosotros cuánto andemos por este camino. Aquí te mencionamos unos cuantos casos donde tecnología y ahorro energético se han dado la mano:
  • Luces LED. Su lanzamiento fue una revolución y a día de hoy todavía no somos conscientes de sus múltiples ventajas y del ahorro energético que suponen. Es muy necesario implantarlas en viviendas y edificios, puesto que ¼ del consumo mundial de electricidad proviene de la iluminación. Entre sus características es que son de larga duración, en concreto de 100.000 horas frente a las 1.000 de las incandescentes y las 10.000 de las fluorescentes; no contaminan porque no contienen mercurio dentro, y, evidentemente, precisan de un 80% menos de energía que las tradicionales para su correcto funcionamiento.
  • Domótica. La automatización y el control inteligente del hogar nos pueden hacer ahorrar mucho en nuestras facturas de la luz y el gas. Hoy en día, podemos tener en nuestra mano el manejo de los sistemas de climatización o de iluminación, entre otros, de nuestro hogar. Además, la domótica añade confort y seguridad a quienes habitan estos espacios.
  • Inmótica. Sería la domótica pero aplicada a grandes edificios como oficinas, hoteles, colegios… Gracias a ella se puede gestionar la iluminación, el regadío o la seguridad de estos lugares.
  • Coches eléctricos. El mundo del automóvil ha mejorado con creces con la aplicación de múltiples tecnologías. En cuanto al ahorro energético, se han creado los coches eléctricos los cuales no emiten gases contaminantes pero además su eficiencia energética ronda el 75%. Asimismo, la electricidad que necesitan para recargarse la consumen normalmente por la noche, lo cual equilibra la demanda energética. En este artículo analizan más este asunto.

1 comentario: